Aprende a controlar tus emociones cuando juegas al casino en línea.

Como mantener las emociones bajo control a todo momento.

Los que juegan en un casino real difícilmente estrenan sus emociones, ya que en algunos casos, como en un partido de póker, el desplego de emociones puede ser fatal, mientras que en otros juegos de casino, aunque los jugadores prefieran generalmente esconder sus emociones, ese desplego no suele ser desfavorable. Eso pasa a los jugadores de ruleta, de dados y de blackjack.

De toda forma, esta actitud no se manifiesta en el caso del juego en línea. Normalmente, los que juegan en línea en la tranquilidad de sus hogares y en proximidad de sus familias y amigos, y en situaciones como estas el desplego de emociones es aceptado con naturalidad, por ejemplo cuando durante el juego se verifica la ganancia de una suma de dinero importante. De hecho, uno de las ventajas del casino en línea es que los jugadores no deben uniformarse en todo al reglamento de la casa de juego, ponerse guapos y portarse bien. No obstante, la capacidad de mantener sus propias emociones bajo control es uno de los trucos más importantes para un jugador de casino.

El margen de la casa es más bajo en el caso de los casinos virtuales, de momento que este tipo de casinos tienen costos menores, y por esa razón los jugadores tienen más posibilidades de ganar en un casino virtual que en un casino normal, aunque si las estadísticas muestran como los que juegan en línea pierdan más dinero que los que juegan en un casino real. La razón es que los jugadores se emocionan de manera mayor en un casino en línea que en un casino normal, y son encapaces de dejar de jugar.

Considere Usted el caso de un jugador que acaba de ganar una suma de dinero importante jugando al casino en línea. Lo primero que quiere hacer es llamar a los amigos y darle la buena noticia. Sus amigos le dan la enhorabuena y el jugador se siente como si ese fuera su día afortunado y nada pueda ir mal. Por esa razón, el hombre sigue jugando y pronto empieza a perder dinero, todo el dinero que ha ganado y mas, y lo mismo le pasa a los que juegan más de lo que se pueden permitir y acaban perdiéndolo todo. La reacción más común es shock, negarse a creer lo que está pasando, circunstancias en que aparece el sudor y las palpitaciones se hacen más fuerte. Lo único que el jugador quiere hacer es jugar más al casino y compensar el dinero perdido antes de que su familia se entere de lo que le ha pasado.

Si el jugador hubiese mantenido sus emociones bajo control y actuado con racionalidad, las consecuencias de sus acciones habrían sido otras. De hecho, expresar felicidad cuando se gana al casino es una reacción natural y humana, pero el jugador tiene que tenerlo todo calculado y retirar dinero de su cuenta del casino antes de celebrar su triunfo. Nosotros recomendamos de apostar solamente con el dinero de las ganancias y nunca con la suma apostada el comienzo. De hecho, cuando un jugador de casino pierde más dinero de lo que había planeado, lo peor que puede hacer es seguir apostando, y a fin de no seguir jugando hay que saber controlar las emociones.

Perder y ganar dinero de vez en cuando es normal para un jugador de casino, asi que un jugador debe saber controlar sus propias emociones – habilidad que se puede aprender con experiencia y practica. Los jugadores de casino tienen que dejar las emociones de lado para actuar con lucidez y racionalidad. El jugador que no utiliza esta estrategia corre el riesgo de caer en la trampa de la dependencia del juego.